I cookie ci aiutano ad erogare servizi di qualità. Utilizzando i nostri servizi, l'utente accetta le nostre modalità d'uso dei cookie Ulteriori informazioni Ok

No es solo una respuesta a la crisis, sino auténtica vocación. La agricultura ha vuelto a ponerse de moda entre los emprendedores más jóvenes. En Italia, el número de empresas dirigidas por menores de 35 años se ha incrementado ligeramente. Se estima que en los últimos cuatro años se han creado 120 000 empresas de las cuales 109 000 son agrícolas y 11 000 agroalimentarias. Pero lo más interesante es el sentimiento que los jóvenes han desarrollado hacia la agricultura. El 51% encuentra necesario y divertido cultivar en huertas, mientras que el 85% de los italianos animarían a sus hijos o nietos a trabajar en la agricultura si le expresaran su deseo de hacerlo. Que la agricultura es percibida como un importante valor se confirma con el hecho de que el 39,7% de los italianos, especialmente los del centro del país, un 44,5%, están convencidos de que Italia puede superar la crisis gracias a la agricultura y la industria agroalimentaria. Además, ha habido un boom de instituciones agrícolas y de facultades de ciencias agronómicas. Por otro lado, la agricultura ha dado empleo al 14% de los italianos menores de 30 años que buscaban trabajo. Sin embargo, lo más destacable es el perfil de esta nueva agricultura. Se trata de una agricultura más especializada, orientada a los cultivos ecológicos, a la protección de la biodiversidad, más abierta al uso de nuevas tecnologías, con una superficie media mayor a la de las empresas tradicionales, el tamaño mínimo es de unas 15 hectáreas, una gran vocación por la multifuncionalidad, llegando hasta el final de la cadena de producción, y casi siempre en estrecho contacto con los institutos de investigación. La de los jóvenes es una agricultura más productiva, se estima un incremento del rendimiento del 30% para una misma SAU en las empresas dirigidas por menores de 35 años, y más culta. Mientras que entre los emprendedores de más de 40 años, la mayoría, el 38%, han superado como máximo la educación primaria y el 31,2% poseen graduado escolar, entre los emprendedores agrícolas más jóvenes, el nivel medio de estudios crece considerablemente. Entre los 25 y los 39 años, el 45,3% tiene graduado escolar y el 11,2% son titulados universitarios. Por su parte, entre los que deciden emprender en el sector agrícola antes de los 25 años, el 65,3% tiene el graduado escolar y el 5,2%, un título universitario. Estos son los brotes 2.0 que Italia, a través de subvenciones para crear start-up agrícolas, concesiones de terrenos públicos sin explotar y varias iniciativas para la promoción de la investigación aplicada a la agricultura, está cultivando en el sector de los cereales, legumbres a granel y semillas oleaginosas (casi 24 000 nuevas explotaciones), en la industrias de la hortaliza, el melón y las raíces (13 000), en la vinicultura (12 000), en la industria de los frutos secos oleaginosos (casi 10 000) y en la zootecnia (6000).